La ley

animalSilvestre

La Ley de Conservación de Vida Silvestre, es la primer ley constituida bajo la modalidad de Iniciativa Popular y respaldada por más de 177 mil firmas de ciudadanos.

La iniciativa refuerza el deber del Estado de garantizar las actividades productivas relacionadas con el manejo de la vida silvestre, hace la excepción a que la ley no se aplica a las prácticas, usos y costumbres tradicionales sin fines de lucro en pueblos indígenas.

Se amplían las competencias del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), con respecto a la coordinación interinstitucional, se promueve la participación ciudadana en la preservación y restauración del equilibrio ecológico.

También se regula la tenencia de vida silvestre bajo un registro que llevará el SINAC para los sitios de manejo de vida silvestre entendidos estos como: zoológicos, zoo criaderos, centros de rescate, viveros, acuarios, jardín botánico, herbario, museos naturales y otros, los cuales a su vez deberán tener su plan de manejo.

  1. El legislador Ernesto Chavarría Ruiz señaló que los campesinos de nuestro país no tienen salario escolar, ni tierras donde trabajar porque el Estado se los ha quitado para dárselos a los parques nacionales, y ahora según dijo con esta ley se les cercena sus derechos como humanos que son, ya que defiende una posición humanista, donde el ser humano es el centro de la creación.
  2. “Yo no pertenezco al reino animal, ni al vegetal ni mineral yo pertenezco al ser que Dios creó y como liberal y cristiano nunca apoyare una propuestas que pone al ser humano en segundo lugar o en tercer lugar porque como humanista se deben de atender primero los derechos humanos y los derechos de las personas porque son los que están amparados por la constitución política y no los animales”, dijo Chavarría.

“Tuvimos que esperar seis años para que esta ley se aprobara… pudimos habernos evitado la desaparición o la reducción de algunas especies, pero este es el sistema que tiene Costa Rica”, afirmó la mandataria refiriéndose a la complejidad de los procesos legislativos.

Además de ser pionera en América Latina en cuanto a la prohibición de la caza deportiva, la ley es la primera que se aprueba en Costa Rica por iniciativa popular.

El proyecto llegó al Congreso con el respaldo de 177.000 firmas (5% del padrón electoral), tras un proceso de consultas y consensos de organizaciones ambientalistas y académicas, así como partidos políticos y entidades públicas.

Además de prohibir la cacería como deporte, el proyecto de ley modifica la definición de vida silvestre con el objetivo de que abarque todos los organismos que se ubican en los territorios marítimos y terrestres.

También otorga recursos económicos al Sistema Nacional de Areas de Conservación (SINAC), ente estatal encargado de administrar las zonas protegidas del país, que abarcan cerca del 25% de la totalidad del territorio.

Otro de los avances de la legislación es que tipifica varios delitos contra la vida silvestre y establece sanciones penales y civiles contra los infractores.

La ley incluye multas de hasta 1,5 millones de colones (3.000 dólares) para quienes maten animales silvestres y de 900.000 colones (unos 2.000 dólares) para quien trafique con esas especies.

El ministro de Ambiente y Energía, René Castro, dijo en el acto de firma que la ley es clara en cuanto a que queda absolutamente prohibida la caza como deporte, pero conserva la caza de subsistencia que practican las comunidades rurales, bajo condiciones controladas.